jueves, octubre 16, 2014

Entrevistamos a Gimena Romero: bordadora mexicana


Gimena Romero es una artista mexicana apasionada por el bordado. Desde que aprendió esta técnica no ha parado de experimentar y de impartir talleres allá donde va. Este año estuvo unos meses por España y también aprovechó para aprender bordado en oro en Sevilla. Es una fuente inagotable de ideas, creatividad y buen humor. La hemos entrevistado para conocerla un poco mejor.

¿Cuándo y por qué empezaste a bordar?
Empecé a bordar hace seis años en Francia porque me sentía sola y extrañaba mi casa y a mi familia.

¿Cómo aprendiste?
Estando allá en Lyon empecé haciéndolo de forma autodidacta: paso uno hilo a través de la aguja, paso 2 aguja a través de la tela... Al volver a México le mostré mis buenas intenciones bordadas a mi madre (porque eran sólo eso) y ella, que había estudiado bordado y tejido militar en el Salvador se le quedó viendo a mi tela y después de un par de segundos de desaprobación me dijo muy firme… “Gimena, esto no sirve.” Lo deshizo todo. Después me enseñó a bordar. Con el tiempo seguí sola y ya después estudié bordado alta costura en Lesage y bordado con hilos de oro en Sevilla, también he estudiado bordado tradicional mexicano en comunidades por aquí.


¿Qué tipo de hilos sueles usar?
Uff, depende de cada pieza el tipo de hilo, depende de cada técnica y acabado. Me gustan mucho los perlés para puntos ornamentales, uso Moulinés y Retors para cosas más delicadas, también a veces bordo con hilos de costura y a veces hasta con cabello.


Hemos visto que trabajas también sobre papel ¿tienes algún consejo para bordar papel?
Siempre digo que se puede bordar sobre prácticamente cualquier soporte, sólo algunos necesitan un poco más de atención y cuidado y el papel es de los que necesitan cuidado. Para bordar sobre papel siempre prefiero hacerlo con moulinés de algodón pues es un hilo resistente y lo suficientemente delgado para no castigar mucho al soporte con perforaciones grandes y no tanto como para cortar el papel.





¿Cómo preparas un bordado, haces esbozos en papel antes o bordas directamente?
Hasta estas últimas piezas de pajaritos siempre hay un trabajo previo de dibujo, bocetos, libretas de trabajo, estudios de color. En este caso particular sólo tomé la tela y empecé a bordar, necesitaba hacerlo, en esas telas saqué miedo y cosas, algo muy orgánico por eso no hubo ninguna intención y ningún previo.






El bordado está muy presente en el arte popular mexicano¿ Cómo influye eso en tus bordados?
¡Claro! Bueno en realidad lo hizo hasta hace poco. Cuando uno se dedica al textil siempre mira hacia el origen, a las grandes casas de alta costura en Francia al bordado tradicional, las cosas que están muy cerca es fácil que pasen desapercibidas. Pero en México hay una gran y diversa tradición bordadora que he tenido la oportunidad hermosa de explorar más a fondo últimamente.



Trabajas con electrotextil añadiendo leds ¿Qué es lo que más te gusta de esta técnica y como la aprendiste?
Empecé con el electrotextil con Amor Muñoz aquí en México con su serie esquemáticos, la asistí y bordé para ella parte de esa serie.
Me pareció sumamente interesante el hilo que se convierte en interactividad, que involucra e invita al espectador con la pieza. El cable que desaparece y se convierte en hilo para que con un toque, de repente, se te enciende un foco.


Dinos como es un día normal en la vida de Gimena Romero en México:
Dios, no hay días normales en México… jajajajaja. Pero por lo general me levanto a eso de las 7 por la luz solar, me afecta un montón. Desayuno, voy a comprar un jugo de zanahoria con la señora que vende jugos de la esquina “¡Buenos días!¡Buenos días!”, y voy al estudio a ver cómo pasaron la noche las imágenes que dejé ayer (la noche siempre les hace algo) por la mañana se ven distintas. Las retomo, un punto por aquí otro por allá, me gustó cómo quedó lo intento otra vez en una tela a parte, la pongo en el pizarrón de “puntos a la mano”, preparo café, dibujo un rato y recuerdo que tengo una serie pendiente y que esos dibujos pueden servir. Pausa, lunch, y Pipa me pide ir a dar un paseo, salimos a tomar el fresco y a jugar un rato. A veces vuelvo a seguir bordando, o a preparar telas, a veces lo dejo todo y me voy de tarde de museo o de café y pastel, en realidad todo es siempre es muy intuitivo. Como debe ser, como es la vida siempre.




Cuéntanos cómo funciona el taller de bordado que impartes:
Imparto varios talleres en el estudio, parte de esto no es sólo compartir la obra, si no el proceso. A la fecha doy bordado básico, bordado sobre papel, bordado alta costura, bordado con cabello, bordado tenango e ilustración textil y cada uno tiene su personalidad. Cada técnica es distinta, cada grupo tiene sus necesidades y su química, pero siempre pasa magia en el estudio; no sé si son las chicas, no sé si es el espacio, pero juego diciéndoles que cuando bordamos aquí es como pronunciar unas palabras mágicas con las manos para invocar un poema que nos arrolla a todas.




Muchas gracias Gimena por tu energía y por compartir tu pasión por el bordado con la gente. Si quieres ver más obras de Gimena Romero y ver sus proyectos actuales puedes seguirla en Instagram y en Facebook.


Compartir

2 comentarios

  1. Siempre que miro lo que haces te reconozco como la gran artista que eres y me da gusto haberte conocido.

    ResponderEliminar
  2. TE FELICITO. AMI TAMBIEN ME ENCANTA BORDAR.. DONDE APRENDISTE AKI EN MEXICO.... YO TEJO AMIGURUMIS... FELICIDADES

    ResponderEliminar