martes, mayo 02, 2017

Entrevistamos a Ipnot, bordado miniatura hiperrealista con punto de nudo



Estamos fascinados con los bordados de la japonesa Ipnot porque es algo que jamás habíamos visto antes. Bordados miniatura realizados con simplemente punto de nudo. La hemos entrevistado para que nos explicara como trabaja y como surgió esta idea



¿De donde viene el nombre ipnot?
Este nombre era el mote de pequeña. Pasé mi infancia rodeada de gente muy creativa y eso me marcó.



¿Cuándo empezaste a bordar y cómo aprendiste?
Empecé a bordar hará 4 años. Aprendí de forma autodidacta. Mi abuela solía bordar cuando yo era pequeña y a menudo la veía bordando. Al principio usaba el bordado con puntadas que iba aprendiendo yo misma y luego me quedé fascinada con el punto de nudo. Desde entonces he bordado sólo con ese punto. Me encanta ver las bolitas juntándose para crear un dibujo.





¿Qué tipo de hilo usas?
Uso siempre hilo Mouliné de DMC. Tiene 6 hebras pero sólo uso una. Me encanta que haya una paleta de colores tan grande.



¿Cuánto se tarda en hacer una de tus piezas?
Depende del diseño. Por ejemplo, una de las piezas redondas de mi proyecto titulado “501 embroidery” que tiene 3 cm de diámetro son entre 6 y 12 horas.





¿Qué tipo de soporte utilizas?
Siempre uso tela de algodón fina y aguja fina.



¿Qué recomendarías a alguien que quiere empezar a bordar?
El bordado no es tan difícil como crees. Primero de todo necesitas lo siguiente: bastidor de bordado, tela, hilos, agujas y tijeras. Elige una tela tupida de algodón. Yo siempre prefiero hilos DMC.
Utiliza agujas con ojo grande y prueba las puntadas más básicas como el punto atrás, el punto de tallo, punto plano… (puedes verlos aquí)
Estos puntos son importantes conocerlos y especialmente para principiantes. Siempre borda con la tela tensa gracias al bastidor y lo que queda es relajarse y divertirse!



¿Qué es lo que más aprecias del bordado?
Sólo uso el punto de nudo así que puedo empezar a bordar en cualquier punto y elijo los colores que más me gustan. Voy bordando y si me equivoco lo tapo con otro hilo. Esto encaja con mi personalidad. Siempre tengo mis herramientas de bordado en el bolso porque puedo bordar donde sea siempre que tenga hilo, tela y aguja. El sonido de la aguja traspasando la tela me encanta y me relaja así que es ideal cuando viajo. También el bordado me ha servido para comunicarme con la gente. Junta a la gente local y también con los que están al otro lado del mundo ¡Es una gran forma de comunicación!


¡Muchas gracias, estaremos atentos a tus nuevos bordados!



GuardarGuardar

Compartir

2 comentarios