viernes, junio 21, 2019

El origen del mantón de Manila


El mantón de Manila, tal y como lo conocemos en la actualidad, es una prenda de adorno femenino vinculada a la artesanía andaluza, y más especificamente de Sevilla, dado que allí es donde mayoritariamente se realiza y se comercializa. Su origen es anterior y diferente a los bordados tradicionales españoles. Los mantones llegaban por los galeones españoles a España desde la ciudad de Manila, capital de la antigua colonia española de Filipinas.


Pero en realidad el mantón no era originario de Manila, sino de China. En España se le conoce como mantón de Manila porque eran los barcos que venian de Filipinas que lo traían pero fueron los chinos quienes descubrieron la seda y fueron los primeros en bordar con hilos de este material.


Al principio los mantones tenían diseños muy orientales con motivos de crisantemos, dragones y pagodas, pero con el tiempo los diseños fueron cambiando adaptándose al gusto de la cultura occidental.


En el siglo XVIII el mantón de Manila era muy popular entre la burguesía y era protagonista de zarcuellas y apareció en muchas obras de arte de la época. Pero pasaron los años y la poderosa industria textil inglesa impuso en toda Europa una nueva moda con tonos grises y opacos y las damas de la burguesía se olvidaron del mantón y se popularió entre mujeres menos adineradas. 


Actualmente el mantón es una pieza valorada y son auténticas joyas que se lucen en grandes eventos y también en el mundo del espectáculo, sobretodo las bailaoras.





En el mantón se representan flores, pájaros, motivos geométricos y hasta figuras humanas.
Tiene forma cuadrada y es de gran tamaño.
Aunque actualmente muchos se fabrican industrialmente aquí y en China sobretodo, también se encuentran artesanas que como Ángeles Espinar los bordan artesanalmente.


(via el Heraldo)

Bibliografía: 

Las bordadoras de mantones de Manila de Sevilla. Encarnación Aquilar Criado.
Zapatos de baile Flamenco

Compartir

1 comentarios