viernes, mayo 24, 2019

Bargello, la tapicería está de moda



Bargello es un punto de tapicería (también conocido como petit point). Su nombre viene de las sillas que se encontraban en el palacio de Bargello en Florencia, que estaban tapizadas con este tipo de bordado. Tradicionalmente el bargello se bordaba en lana sobre un cañamazo en cojines, sillones e incluso alfombras.


Cojín de Hello Bargello

Los diseños tradicionales son muy coloridos, y usando diferentes tonos de un mismo color crean efectos de sombras. El estampado es geométrico pero puede recordar también a formas de flores o frutas.


Tiene otros nombres como punto húngaro o bordado florentino. En italiano el bargello se conoce como punto húngaro, ya que los florentinos creen que esta técnica se originó en Hungría. Aunque sus orígenes del Bargello son desconocidos y poco claros al no existir mucha documentación. Probablemente apareció entre el siglo XVII y XVIII.



El bargello se refiere no solamente a la técnica sino a los motivos y el cambio de colores de las puntadas con puntadas verticales y como se combinan los colores para crear motivos.
En los años 60 hubo un revival de esta técnica y se puso muy de moda. Ahora hay artistas como la estadounidense Hello Bargello que hacen diseños y combinaciones de colores modernos aplicándolos a nuevos soportes como bolsos, fundas de ordenador, tapices para la pared… También se puede bordar sobre soportes de cañamazo de plástico rígido.


Los hilos más utilizados son el algodón mate Retors Mat (285 colores disponibles) 
o la lana Colbert disponible en 390 colores y en formato madejas.



Foto de Hello Bargello de la lana Colbert

El punto es relativamente fácil de hacer, pero hay que estar atento en no saltarse ningún punto y contar bien para que el dibujo y el juego de sombras funcione.




Hacer bargello es muy relajante e hipnótico, casi terapéutico y el resultado es precioso. 
Os lo recomendamos ¿ya lo habéis probado?




Compartir

0 comentarios